sábado, 31 de octubre de 2009

UN CANTO A LA AMISTAD







Un delicioso canto a la amistad, ese misterioso don que hace que dos seres humanos, por encima de creencias, origen, e incluso edad, compartan generosamente su vida, sus sentimientos, o sus secretos y anhelos, a veces hasta el sacrificio propio por el otro. Es la expresión más generosa y limpida del amor humano.

Este bello relato de Eric-Emmanuel Scthmitt, fue llevado al cine en esta película del año 2003, con una merecida repercusión por su belleza, simplicidad y capacidad de transmitir valores y emociones. Estos sentimientos, aunque parece que escaseen, existen para hacernos sentir más humanos. Los conflictos entre identidades étnicas, culturas y religiones encuentran a veces resquicios que confirman que las personas, sea cual sea su edad, están dotadas naturalmente para la solidaridad, el afecto y su más genuina cualidad: la amistad
.





miércoles, 28 de octubre de 2009

UN TIPO GENIAL



EL HOMBRE QUE QUISO COMPRAR LA AURORA BOREAL



Nos cuenta una historia intimista pero con celebrados momentos cómicos. Y es un bello canto al amor, la amistad y al respeto por la naturaleza.



Un rico petrolero americano se propone abrir una refinería al norte de Escocia, junto a un paradisiaco pueblecito al borde una bahía limpia y tranquila. Sus habitantes, estimulados por las ofertas económicas, van vendiendo sus propiedades a la multinacional. Todos excepto uno; él no vende. Hasta que consigue explicarle al rico petrolero americano, la razón por la que no le interesa su dinero. Inolvidable Going Home, de Mark Nnopfler.



LA BAHÍA DE PENNAN (ESCOCIA), DONDE SE RODÓ LA PELÍCULA





sábado, 24 de octubre de 2009

NAVARRA, LA MAGIA DE SUS VALLES

EL HAYEDO DEL VALLE DE IRATI
(Navarra)




OTOÑO

***

¡Encantamiento de oro!

Cárcel pura,en que el cuerpo,

hecho alma, se enternece,

echado en el verdor de una colina!

En una decadencia de hermosura,

la vida se desnuda, y resplandece

la excelsitud de su verdad divina.

***

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

jueves, 22 de octubre de 2009

martes, 20 de octubre de 2009

OTOÑO EN MADRID












SENTIMIENTO DE OTOÑO
(Luis Cernuda)
***
Llueve el otoño aún verde como entonces
Sobre los viejos mármoles,
Con aroma vacío, abriendo sueños,
Y el cuerpo se abandona.
Hay formas transparentes por el valle,
Embeleso en las fuentes,
Y en el vasto aire pálido ya brillan
Unas celestes alas.
Tras de las voces frescas queda el halo
Virginal de la muerte.
Nada pesa ganado ni perdido.
Lánguido va el recuerdo
***


lunes, 19 de octubre de 2009

HOMENAJE A MADRID (II)


GALLARDÓN, Alcalde de Madrid



ESTAS SON SUS "OBRAS" INTERMINABLES


MADRID, una ciudad invivible (por causa de Gallardón), pero insustituible (a pesar de Gallardón). Se ha acuñado en el Foro el siguiente dicho castizo: "Tienes más peligro que Gallardón con una pala mecánica". No hay solución. El artículo que ayer publicaba Javier Marías en EL PAÍS DOMINICAL viene muy al pelo. Y, además, estoy totalmente de acuerdo con él. Leánlo porque es una delicia.

****
JAVIER MARÍAS La zona fantasma

Un infierno ahuyentador

JAVIER MARÍAS 18/10/2009

El pasado 2 de octubre, día en que se decidía la ciudad que organizaría los Juegos Olímpicos de 2016, una tertuliana de la Cadena SER empezó su intervención más o menos así: “Yo, como todos los españoles salvo Javier Marías, deseo que Madrid sea elegida”. Vaya fama me he creado, sin duda por el artículo que saqué aquí hace cinco meses, titulado “Tengo un razonamiento”, en oposición al equivocado “Tengo una corazonada” con que políticos, gente de renombre y particulares nos han dado la matraca. Lo curioso –y algo preocupante– es que en aquella pieza yo no expresaba deseo alguno respecto a la candidatura, sino que me limitaba a no llamarme a engaño y a vaticinar su fracaso, y lo argumentaba. “Lejos de una corazonada”, escribí, “lo que yo tengo es un razonamiento según el cual es imposible que a Madrid le otorguen esos Juegos”; y, tras mi exposición, concluía: “Lo siento por el 90% de mis conciudadanos, pero no puede haber Juegos Olímpicos en Madrid”. Ya sé que es inelegante citarse a uno mismo, y más aún incurrir en la antipática actitud que se resume en la frase “Te lo dije”. Pero qué quieren: la lata que se nos ha dado con la famosa, carísima e inútil candidatura ha sido tal que justifica casi cualquier reacción por parte de quienes la hemos padecido. En todo caso me disculpo con los que crean que, pese a todo, carezco de justificación.
Hay una contradicción evidente –pero apenas percibida por nadie– entre las inmensas ansias de albergar unas Olimpiadas aquí, pregonadas por los políticos locales y nacionales, los deportistas, los Reyes y la población en general, y lo que se hace por conseguir traerlas. No basta con las infraestructuras, las instalaciones deportivas, la red de transportes, la seguridad o la adecuación de las normas antidopaje a las de la comunidad internacional, cosas sobre las que se ha hecho tanto hincapié. Tampoco con la ilusión. Hay algo mucho más esencial, que sin duda los miembros del COI tendrán en cuenta a la hora de votar: la vida en la ciudad aspirante. Y es de todo el mundo sabido que, desde hace veinte años (desde Álvarez del Manzano en adelante: recuérdese que se lo llamaba “el alcalde topo”), Madrid es un lugar invivible por culpa de sus autoridades, dedicadas a desventrarla permanentemente sin necesidad ni ton ni son, a destruir los pocos parajes bonitos que le quedan, a violentarla sin pausa para jamás mejorarla, a tenerla como mero escenario de sus extraños negocios con empresas de obras públicas y constructoras, a enviar el mensaje de que nada de lo realizado aquí a lo largo de la historia vale la pena y que todo se puede destrozar. El vídeo que la delegación madrileña presentó en Copenhague era una sarta de mentiras. Se decía, por ejemplo, que la capital era “una ciudad verde”, cuando todos sabemos que uno de los mayores afanes del Ayuntamiento es talar árboles por doquier o construir una monstruosa “Ciudad de la Iglesia” donde hasta ahora había los preciosos jardines de las Vistillas; o que era “un espacio para pasear”, cuando todos nos las vemos y deseamos para dar cuatro pasos sin toparnos con zanjas, vallas, andamios, agujeros, ruidosas planchas metálicas, perforadoras, excavadoras, cascotes, grúas y demás. Al Presidente Zapatero, que últimamente donde pone el ojo nunca pone la bala, sólo se le ocurrió calificar dicho vídeo de “muy sincero”. Santo Dios.
Lo lamento de veras, pues se trata de mi ciudad, pero la fama de Madrid como sitio impracticable, sucio, chapucero, urbanísticamente criminal y con un centro a mitad de camino entre una favela y Beirut en guerra, es universal. ¿Acaso creen nuestras autoridades que los millones de turistas que intentan atraer no hablan luego del manicomio hostil con que se han encontrado, un año tras otro, un lustro tras otro? Cada vez que salgo al extranjero, la gente me pregunta a qué se debe el encarnizamiento con Madrid, que no se la deje nunca en paz y que sea imposible transitar por ella o disfrutarla. Esa reputación nos persigue con razón, y seguirá haciéndolo durante mucho más tiempo, porque ya será difícil zafarse de ella aun cuando este alcalde o sus sucesores vieran un día la luz y se decidieran a respetar y no tocar algo de lo que nos queda (el Paseo del Prado, la Plaza Mayor ahora también amenazada, las Vistillas ya condenadas) y permitieran que esta fuera una ciudad normal, en la que no hubiera más obras que las imprescindibles. París, Londres, Roma, Barcelona, Estocolmo, Berlín son lugares más o menos conformes consigo mismos, en los que no se saca continua tajada a costa de sus poblaciones, o en los que no se somete a una plaza emblemática como la Puerta del Sol a seis años –seis– de tortura para al final dejarla convertida en un adefesio inhóspito y vergonzoso. Si tanto desean unos Juegos Olímpicos, prueben a hacer lo que nunca han hecho, y tal vez tengan suerte a la próxima: dejen la ciudad en paz, déjenla vivir, respirar, estar limpia, trabajar, descansar. Acaben con su estrépito, cierren todos sus boquetes de una vez, quiten de en medio los martillos neumáticos y las tuneladoras, y entonces quién sabe. De momento, me reafirmo, no hay ninguna posibilidad. Los de la corazonada errónea pídanles cuentas a los responsables y exíjanles, como primera e indispensable medida, que Madrid vuelva a ser una ciudad presentable y no un infierno disuasorio y ahuyentador. P

domingo, 11 de octubre de 2009

HOMENAJE A MADRID (I)



LA GRAN VÍA DE MADRID
(Antonio López, 1980)


***
Durante muchos años, a la misma hora de los mismos días y de los mismos meses, Antonio López, desde la isleta del semáforo del cruce de las calles de Alcalá y Gran Vía, desplegaba su caballete muy temprano, cuando empezaba el alba a proyectar sus primeras luces sobre el mascarón de los edificios. Yo, que cruzaba todos los días ese trayecto para ir al trabajo, le veía, sorpendido, ensimismado y concentrado en aquel inacabable cuadro, con una precisión meticulosa y obsesiva. Finalmente, el cuadro fue concluido y pasó a convertirse en todo un símbolo de Madrid. Una ciudad a la que, cual hechizada dama, una vez conocida ya nunca se dejará de amarla.

***






sábado, 10 de octubre de 2009

EL MUNDO DE SUZIE WONG (1960)




La magia del cine consiste en la capacidad de su lenguaje narrativo para crear y recrear, con el poderoso apoyo de las imágenes, todas las historias posibles y hacerlas verosímiles; absolutamente verosímiles. Este romántico drama dirigido por Richard Quien en 1960, basada en una novela de 1957 de Richard Manson, es un buen ejemplo de ello.
El arquitecto y pintor inglés Richard Lomax (William Holden), llega a la isla de Hong Kong huyendo de un fracaso sentimental. Y lo hace para ir a la búsqueda de la inspiración que la abigarrada y superpoblada ciudad portuaria le brinda. Allí conoce a Suzie Wong (Nancy Kwang), una bella nativa prostituta de la que se enamora. Todos los ingredientes necesarios para construir una historia; un drama mejor, que evidencia las infranqueables barreras de los prejuicios que el amor no siempre logra vencer. Pero cine, el buen cine, siempre consigue transportarnos allí donde sólo pueden suceder las más bellas historias: nuestra imaginación excitada por la ensimismada mirada sobre una pantalla iluminada en medio de una sala oscurecida. Es la magia del cine.




domingo, 4 de octubre de 2009

UNA SINFONIA DE LA NATURALEZA









LAS HOCES DEL DURATÓN
***
Estas caprichosas formas de la naturaleza sorprenden y sobrecogen. Un río, el Duratón, festonea la tierra horada y luego perfilada por el viento. Y una depresión como una herida recorre un valle inhóspito habitado por buitres y cernícalos. De pronto, suena una sinfonía de colores y el esplendor emerge como un espejismo pintado por las manos de un ángel soñador.
***

jueves, 1 de octubre de 2009

CUMBRES Y SEMBRADOS


En las orillas del Sar
(Rosalía de Castro)

***
Del amor espejismos traidores,
risueños, fugaces,...
cuando vuestro fulgor sobrehumano
se disipa...¡qué densas, qué grandes
son las sombras que envuelven las almas
a quienes con vuestros reflejos cegasteis!
***