viernes, 11 de febrero de 2011

BREL, EL ETERNO ADOLESCENTE...


JACQUES ROMAIN GEORGES BREL
(1929-1978)


Brel fue la personalidad más volcánica de la canción francesa


"Viajando, he comprendido que el hombre libre es nómada" J. Brel


"Soñar un sueño imposible...", en el musical de 1968 representando al hombre de la Mancha


La tumba de Brel en la isla de Hiva - Oa, en la Polinesia Francesa, enterrado muy cerca del pintor Paul Gauguin
***
EL ETERNO ADOLESCENTE
***
(Artículo enviado por Kathleen MARTENS)
***
Fue la personalidad más volcánica de la canción francesa. En el escenario, el gran Brel gesticulaba, sudaba, escupía su rabia y sus pasiones con una sinceridad enternecedora. Nació en un barrio de Bruselas el 8 de abril de 1929. Su padre, Romain Brel, era director de una cartonería, y preveía para su hijo un futuro burgués y cómodo. Pero no contaba con el carácter poco disciplinado, soñador y juerguista de su hijo.
Después de muchos fracasos escolares, obliga a Jacques a trabajar en su empresa. En 1950 se casa con Miche, su primera esposa, con la que tiene su primera hija. Brel odiaba aquel trabajo en la empresa de su padre, y ya se sentía atraído por la música.
En 1953, Jacques Canetti, cazador de talentos, lo descubrió en su Bruselas natal y lo invitó a París. Jacques abandona el trabajo que tanto detestaba y marcha solo a la capital francesa. Debuta en el cabaret de Canetti "Aux trois baudets". Su repertorio, un poco místico, y su traje muy estricto, inspiran a Brassens y pronto le llamará el "Padre Brel". Con este apodo se le conocerá durante muchos años, y el debutante tímido Brel encajará dolorosamente los sarcasmos del brillante y ya consagrado Brassens. Sin embargo, con el tiempo, acabarán siendo grandes amigos.
En 1955 se instala en Montreuil, cerca de París, con su familia. Y allí nace poco después su segunda hija. Y es en 1957 cuando nace su famosa canción "Quand onamour". Y es entonces cuando llega su consagración. Recibe el gran Premio de l´Académie Charles Cross. ¿Quién no ha cantado "Ne me quitte pass", "Adieu l ´Emile", "Les bourgeois", "Le plat pays", o la inolvidable "La chanson des vieux amants"?
En 1958 nace su tercera hija, mientras Brel sube al mítico escenario del Olympia y el público reonoce al fin su gran talento. Las giras se suceden a un ritmo infernal. Y, a partir de ahora, Jacques canta dominando totalmente su arte y su fuerte personalidad. En 1960, su nuevo empresario, Charley Marovani, le organiza giras por Estados Unidos, Rusia, Medio Oriente y varias provincias de Francia. Jacques lleva una vida caótica entre las giras, sus numerosas conquistas femeninas, el alcohol y el tabaco.
"Viajando, he comprendido que el hombre libre es nómada. Elijo la libertad antes de que sea tarde", pensaba así y vivió consecuentemente. Y es por estas fechas, los años sesenta, cuando Brel se inicia en su otra gran pasión: la aviación.
En 1967, canta por segunda y última vez en Nueva York. Durante ese viaje asiste a una representación de la comedia musical "El hombre de la Mancha", por la que quedó fascinado y soñando con montarla en Europa. Y es el 16 de mayo del mismo año cuando da su último recital para abandonar los escenarios del music hall por los del teatro y los platós de cine. Su primera película, "Les risque du metier" es bien acogida por el público. Y este mismo año compra un velero; y el virus del espíritu viajero ha nacido para él definitivamente.
En 1968 consigue montar y representar "El hombre de la Mancha", que es recibida y celebrada por todos los medios de comunicación. Desgraciadamente, en 1969, agotado por más de 150 representaciones, tiene que abandonar. Y nadie se siente capaz de reemplazarle. Después rodará dos películas más: "Fantz" y "Le FarWest".
Y es en 1974 cuando le es descubierto un cáncer de pulmón - ¡fumaba cuatro paquetes diarios! Está cansado y desea escapar. Se reune con Miche, su primera mujer, que siempre ha sido su ancla, su confidente, su consejera, y...se lo cuenta. Miche es metódica, organizada y un ejemplo de tolerancia. Cada uno lleva su vida por su lado y nunca se divorciaron, aunque Brel tuvo numerosas relaciones extra conyugales. Una muy tumultuosa con Suzanne Gabrielo. Otra muy discreta con una relaciones públicas de la casa Philips: Sylvie, con quien mantuvo una relación de diez años. Llegó a llamarla su segunda mujer, aunque llevado por otra pasión, la abandonaría definitivamente. Y finalmente con la guapa Maddly Barry, antigua bailarina de Claude Francois, con la que se embarca para irse a las islas Marquises de la Polinesia francesa. En 1976 deciden instalarse allí. Brel vuelve a Francia de vez en cuando, pero en julio de 1978 es trasladado de urgencia al hospital de Bobigny de París, donde fallece.
Está enterrado, por su propio deseo, en la isla que tanto amaba de Hiva-Oa, de la polinesia francesa, muy cerca de otro gran genio: el pintor Gauguin. Exuberante pero también púdico, Brel consiguió el afecto del público. Y artistas de todo el mundo cantan sus obras y seguirán haciéndolo por mucho tiempo, con respeto y veneración por este irrepetible intérprete de canciones inolvidables.

***
Vídeo
Jacques Brel. La Quête. El hombre de la Mancha
***


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada