viernes, 28 de mayo de 2010

ESOS JUGUETES ROTOS... (II)


Marilyn y los Kennedy
La seducción del poder y el poder de la seducción. Los tres, que fueron amantes, morirían trágicamente.

Una de las indiscretas fotografías de la polaroid de Peter Lawford
***

El 5 de agosto de 1962, Marilyn Monroe, la mujer más deseada del planeta, se suicidaba en la habitación de su hotel. Fue hallada sola, desnuda, boca bajo y con una mano en el auricular del teléfono. Dos días después tenía previsto celebrar una rueda de prensa. Unos meses antes, en el mes de mayo del mismo año, había recibido una llamada de Peter Lawford, cuñado del presidente J.F. Kennedy:
- Se acabó Marilyn. No debes intentar ponerte en contacto de nuevo con el presidente. No puedes volver a verlo ni a llamarlo.
Marilyn rompió a llorar desconsoladamente y entre protestas.
- Marilyn, sólo has sido un polvo para Jack
***
Francoise Forestier ha abordado descarnadamente la relación de estos dos mitos en su libro "Marilyn y JFK" de Editorial Aguilar, para desmitificarlos y presentarlos tal y como fueron realmente, y no como interesadamente lo han sido.
Marilyn es presentada en el libro como una mujer desequilibrada, drogadicta y de higiene descuidada. Además - así lo asegura Forestier - era frígida. JFK era un tipo sin moral, un niño pijo y rico acostumbrado a hacer siempre lo que quería. Un egoísta empedernido que despreciaba los sentimientos ajenos. Y se acostaba con medio Hollywood. Además, era eyaculador precoz. Así se lo confesó a Forestier Angie Dickinson, una de sus muchas amantes, quien recuerda sus encuentros amorosos con JFK como "veinte inolvidables segundos".
***
"Para mí - dice Fosterier - la historia de amor, si se puede llamar eso así, es una historia de amor entre dos monstruos completos. De egoísmo, de locura, de poder y de dinero. Ambos tuvieron dos vidas malvadas - continúa diciendo el autor del libro.
Ella, Marilyn, debutó en un mundo sórdido del que nunca saldría. Y era una manipuladora, una perdida, una prostituta que se inventó lo de la niña huérfana y abandonada. Necesitada de afecto. En público es una deslumbrante y sexy mujer. En privado es una chica que se desprecia, no se lava, que la cámara le produce terror y que se atiborra de productos farmacéuticos.
Él estaba aquejado del mal de Addison, el crónico dolor de espalda y de enfermedades venéreas, también se mantenía en pie gracias a medicamentos suministrados por sus médicos. Era un depredador sexual según Forestier. En cierto modo, añade, estaban hecho el uno para el otro, y tal vez se amaron.
***
Antes de morir, el 8 de junio del 1962, Marilyn fue despedida también de la 20th Century Fox. Su carrera cinematográfica había acabado. Una semana antes, al final de julio, fue violada por uno de los mayores enemigos de J. F. Kennedy: el mafioso Giancana y uno de sus hombres. La escena parece que fue fotografiada, pero Sinatra quemó las fotos con su propio mechero.
Ocho años antes, en 1954, se habían conocido en una fiesta. JFK era un joven senador y ella una estrella ya y una de las mujeres más deseadas. A esa fiesta acudió con su segundo marido DiMagio. Ella le introdujo en el bolsillo de la americana de JFK mientras bailaban, un papelito con su número teléfono.
La relación tuvo el final ya descrito por el ultimátum de Jackie, que, conocedora de la relación, no pudo soportar la humillación pública del 45 cumpleaños del presidente cuando Marilyn le cantó el famoso Happy Birthday en el Madison. Como dijo alguien, es como si hubiera estado haciendo el amor con el presidente delante de cuarenta millones de espectadores.
***
Unos meses después, en diciembre de 1963, JFK murió asesinado. Todo es efímero. Hay que recordar, de todas formas, que seducir, seducere, significa etimológicamente extraviar la verdad. Es decir, un engaño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada