viernes, 25 de junio de 2010

EDIFICIOS SINGULARES DE MADRID (III)

LA POSADA DEL PEINE/JEDUARDO 2010
MADRID






LA POSADA DEL PEINE (Madrid)
***
Se trata de uno de los hoteles más antiguos de Madrid, ya que data de 1610. Fue abierto al público viajero y visitante como posada, siendo hoy un hotel de la cadena Haigh Tech. Debe su nombre a una curiosa peculiaridad de sus habitaciones. En el inicio de su actividad, allá por los comienzos del siglo XVII, esta posada ofrecía un "sofisticado" y novedoso servicio. Consistía el mismo en la posibilidad de utilizar un peine para que el viajero o usuario pudiera peinarse, si bien, para evitar su robo, todos los peines de las habitaciones se hallaban fuertemente atados al lavabo, lo cual impedía que fueran distraídos. Por eso la gente le puso el nombre de la "posada del peine".
Esta posada ha venido funcionando como hotel hasta mediados de 1970. Antes fue vendido a una marca de relojes muy afamada, y durante muchos años, tanto la planta baja como en la principal había un establecimiento de venta y reparación de relojes.
Su estilo arquitectónico ha sufrido varias transformaciones, aunque a mediados del siglo XIX fue transformada la fachada del edificio principal que se conserva tal cual. Hay otros dos edificios más que se levantaron después, y que están unidos al principal. Actualmente es un edificio prortegido en el catálogo del Plan General de Ordenación de Madrid.
***
Entre las muchas personalidades que frecuentaron esta posada, destaca el pintor, grabador y escritor expresionista madrileño Gutierrez Solana, a quien le dedicó Camilo José Cela su discurso de entrada en la Academia de la lengua en 1957.
***


"En la rosa de Solana el rumbo N., llegando al primer ciclo, corresponde —andamos por 1913— a Madrid, cortando el segundo cielo, a los bailes, los toros, las romerías, el carnaval, algunas festividades religiosas. los animale, los monstruos, los carros, la mujer, y el callejero de Madrid, y cruzando el tercero, al Rana y Paca la Roja, a Rafael el Gallo y a Vicente Pastor, al maestro Dimas Topete, alias Sacatripas, a la Trini, a la Patro, a la Encarna, a Lola la peinadora y al carretero Salustiano Pantorrillas, que sale para Cuenca, en su galera, del Parador del Dragón, Cava Baja, 14. Volvemos la última página de Madrid. Escenas y costumbres, (1.ª serie), publicado mientras su autor vivía en la histórica, destartalada y entrañable Posada del Peine. Solana tiene entonces veintisiete años."

Discurso de entrada en a Academia, La obra literaria del pintor Solana. Camilo J. Cela, 1957

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada