lunes, 21 de junio de 2010

EL HOMBRE QUE LEVANTABA CATEDRALES


JUSTO GALLEGO MARTÍNEZ, nació en 1925 en Mejorada del Campo (Madrid). Fue monje trapense en el Monasterio de Santa María de Huerta en Soria. Él solo, con sus propias manos y utilizando material reciclado, ha ido levantando desde 1961 una catedral en su pueblo natal: Mejorada del Campo, una población a unos 20 kilómetros de Madrid. Lleva pues casi cincuenta años levantando una "catedral".




El Monasterio cisterciense de Santa María de la Huerta en Soria, donde estuvo profesando JUSTO GALLEGO en sus años jóvenes. Fue expulsado del Monasterio y de la orden por haber contraído una tuberculosis, por miedo al contagio de toda la comunidad.




JUSTO en plena faena. Tiene actualmente 84 años, y sigue al pie del cañón. Muchas veces se levantaba a las tres de la mañana para proseguir con sus trabajos. No tiene conocimientos de arquitectura ni de construcción. Inició las obras sin plano alguno, solo y sin ayuda alguna. Hoy es una celebridad, porque su perseverancia y su entrega causa admiración en todo el mundo. No ha tenido grandes aspiraciones de reconocimiento, se conforma con acabar su "catedral"



Durante 50 años, cada día, JUSTO ha ido levantando esta construcción que dedica a la Virgen del Pilar. Muchos de los vecinos de Mejorada del Campo lo consideran un "loco". Hoy, sin embargo, este "monumento" local es visitado por muchas personas desde todo los puntos del mundo. Y lo más asombroso, es posible encontrar a Justo en pleno trabajo.




La "catedral" se levanta sobre una finca que pertenecía a la familia de JUSTO, de algo menos de 5.000 m2. Tiene una altura desde la planta al punto máximo de la cúpula de 35 metros. Contiene todos los elementos clásicos de una catedral: cripta, claustro, pórticos y hasta triforio. Una escalinata imponente y dos torres que guardan la fachada principal.


Consta de tres naves clásicas de las catedrales, con la central cubierta por bóvedas de medio cañón.



Bajo el ábside se ha colocado ya un altar y junto a él la correspondiente cripta con su entrada clásica










Frescos que han ido pintando pintores voluntarios y vidrieras diseñadas también por colaboradores desinteresados.




En las dependencias anexas del ala derecha, además de las columnas y los arcos de cañón, también ha ido diseñando otras cúpulas acristaladas con originales colores que filtran la luz.



No faltan tampoco las vidrieras y los rosetones típicos de las catedrales góticas.




El vivo color que se filtra con la luz por las cristaleras, deja una huella versicolor sobre toda la estancia.


La formidable cúpula da una buena idea de la extraordinaria voluntad y determinación de JUSTO, pues ciertamente es asombroso que un hombre solo pueda haber levantando esta estructura metálica. Y todo ello sin planos y sin conocimientos constructivos.



Una de las naves de la planta superior del claustro



Las columnas del claustro y el patio que cuenta ya con un émulo de ciprés



Curiosamente, las cigüeñas ya han ido acomodando sus nidos y creando una pacífica colonia de estas aves migratorias.



Los únicos planos existentes fueron levantados en el año 2005 por una arquitecto sobre la idea transmitida por Justo. Están previstas dos torres de 60 metros.



Los reportajes y publicaciones sobre esta proeza de Justo GALLEGO ha traspasado las fronteras. Muchos medios, incluidas las televisiones, desde Japón a Canadá, se han hecho eco de la hazaña de este hombre. Incluso el MOMA de Nueva York realizó una exposición de fotos y dibujos sobre este edificio en el año 2004.



Un detalle de la cúpula central








Detalles de la nave central y del triforio. También cuenta con una tribuna a la que se accede a través de una escalera de caracol



Otros detalles de los frescos pintados por Romano


Detalle de la cúpula desde la segunda planta del claustro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada