martes, 13 de julio de 2010

LA VENGANZA DE ELY (III)

CHEIJ MEREBBI REBBU
EL SULTÁN AZUL
(JEDUARDO 2010)



Fue necesario cambiar de base de operaciones porque la policía nos vigilaba, dejamos el barrio de Malasaña por el barrio de Salamanca, el Geografhic Pub de la calle Alcalá fue nuestra nueva base. Allí, bajo la mirada de todos los exploradores de todos los tiempos, y entre margaritas y otros brebajes, acabamos la planificación del asalto al museo Picasso.




El diario El País del día 3 de abril de 2003 daba detalles de la exposición que el museo acababa de inaugurar en París. Cuatro salas y 150 dibujos de Picasso desde 1894 a 1967, eran expuestas durante tres meses. El dibujo que el pintor hizo a Ely en 1933 estaba entre ellos.


En la planta segunda del museo, hay una serie de salas dispuestas y preparadas para acoger las exposiciones temporales. Ya sabíamos detalladamente dónde estaba colocado incluso el retrato de Ely. Sólo nos quedaba estudiar sobre el terreno la forma de ejecutarlo y tener planificada la escapada. Estudiamos planos y detalles de París, del viejo Palacio de Salé y las vías para escapar. Todo perfectamente documentando.



MICHEL VIEUCHANGE, en octubre de 1930 en Tigilit. Estuvo escondido durante quince días por temor a ser descubierto y por causa de los tremendos enfrentamientos armados entre los guerrilleros y el ejército francés.


Finalmente, el día 1 de noviembre de 1930, Vieuchange llegaba a Smara después de casi dos meses de recorrido. Había salido el 11 de septiembre, y tras muchas dificultades, había llegado a la ciudad santa fundada por el Cheij Ma el Ainín. Luego, tras beber agua en malas condiciones, la disentería acabó con el joven explorador que, nos obstante, pudo llegar muy enfermo a Agadir donde era esperado por su hermano Jean y su novia. "Ver Smara y morir", así titularon muchos periódicos su hazaña. Y este era nuestro objetivo.



El autor del blog en la nave central de la mezquita de Smara


Michel VIEUCNAHGE escribió una nota manuscrita en la que dejaba constancia de su llegada a la ciudad junto con su hermano Jean, aunque él se había quedado en Agadir para facilitarle la intendencia desde allí. Enrolló el papel y lo metió en uno de los tarros de cristal que había contenido crema para los pies. Y luego lo enterró en la arena junto a la mezquita. Fueron varios años después con la ciudad ya bajo el mando español, cuando un oficial descubrió la nota. Hoy está en el museo dedicado al malogrado explorador en su ciudad natal de Nervers (Francia). Sólo estuvo un par de horas en Smara por el temor a ser descubierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada