viernes, 16 de julio de 2010

MUJERES INQUIETAS (E INQUIETANTES)



ELISABETH ASQUITH

LA PRINCESA BIBESCU

(1897-1945)






EL MATRIMONIO BIBESCU

***

En realidad ella no tenía tal título de princesa sino por ser la consorte de Antoine BIBESCU, diplomático rumano y príncipe con el que se casó en 1919. Tenía veintidós años más que ella. Luego vivieron en París durante bastantes años, y allí trabaron gran amistad con Marcel PROUTS, al que Elizabeth dedicó un obituario a su muerte.

Ella escribió varios libros de cuentos, al tiempo de acompañar a su marido en sus destinos diplomáticos, entre los que se encuentra Madrid en los años de la República. También se relaciona con el grupo de Bloomsbury, aunque no fue bien tratada por Virginia WOOLF precisamente. Finalmente, y tras volver a Francia desde Portugal, en 1940 les sorprende la invasión alemana y hace que vuelvan a Rumanía, donde muere en 1945. Tenía 48 años.


ELIZABETH ASQUITH era hija de Herbert Henry Asquith, primer ministro británico entre 1908 y 1916, y de su segunda esposa Margot.




Entre los miembros del grupo Bloomsbury se encontraba John Maynard Keynes, con quien se le atribuyen relaciones amorosas apasionadas.



Manuel AZAÑA, el que fuera primer ministro y presidente de la República, la cita varias veces en sus diarios. Solía ir a las recepciones de la embajada rumana en Madrid, y allí era agasajado por el matrimonio BIBESCU, especialmente por la princesa. En una ocasión, Azaña dice que lo llevó a un dormitorio de la embajada donde estuvo solo con ella durante varias horas. Ella - dice Azaña en su diario - le ofrecía sus buenos oficios para presentarle al jefe de los falangistas José Antonio PRIMO DE RIVERA. Trataba de convencerlo asegurando que también había conseguido influir en el socialista francés León BLUM en la formación de gobierno del frente popular. Azaña se burla de ella en sus diarios, y asegura que se la iba a "pasar" a Prieto.





INDALECIO PRIETO


Y, efectivamente el dirigente socialista republicano y ministro varias veces, fue presentado a la princesa por Azaña, quien dice jocosamente que solo acertaba a decirle: ¡Guapa, guapa...! Luego es bien conocida la buena relación que mantenía este político socialista con el jefe de la Falange, José Antonio PRIMO DE RIVERA.


José Antonio PRIMO DE RIVERA
***
Pero en realidad, el que parece fuera su amor clandestino, fue el fundador de la Falange española, José Antonio PRIMO DE RIVERA. Desde luego, mientras estuvo cautivo durante la guerra civil española, en los primeros meses de 1936 y hasta su muerte, dirigió reiteradas veces peticiones a los políticos republicanos anteriores, intercediendo por él para intentar salvarle la vida. Finalmente no pudo ser. En 1940 publicó una novela que tituló El romántico, con una apasionada y póstuma dedicatoria para el dirigente falangista muerto cuatro años antes en Alicante.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada